UN ORGULLOSO REY HUMILLADO Y RESTAURADO

Daniel 4:28-37

«Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.» (37)

El orgullo antes de la caída (28-33)

Un año después de su gran sueño del árbol, el Rey Nabucodonosor se maravillaba de su propia residencia, poder y majestad. En ese momento, Dios decretó que su autoridad real fuera retirada. El rey se volvió como un hombre pájaro y comió pasto. Dios se opone a los orgullosos.

Miren a Dios y sean restaurados (34-37)

El hombre pájaro fue restaurado cuando vio a Dios en el cielo, y alabó, honró y glorificó Dios, que vive y reina para siempre. No sólo su cordura, sino su honor y esplendor y el trono fueron restaurados a él, incluso mayor que antes. Lee el versículo 37.

Oración: Dios, usted vive y reina para siempre. A aquellos que caminan con orgullo, usted puede humillarlos. Sálveme del desagradable orgullo y egocentrismo. Ayúdeme a alabar, honrar y glorificar a usted. En el nombre de Jesús. Amén.

Una Palabra: Alaba, honra y glorifica a Dios que vive y reina para siempre.