UN ACUERDO VINCULANTE

Nehemías 10:1-39

«… se reunieron con sus hermanos y sus principales, para protestar y jurar que andarían en la ley de Dios, que fue dada por Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los mandamientos, decretos y estatutos de Jehová nuestro Señor.» (29)

Una decisión importante (10:1-29)

Los líderes civiles y religiosos y aquellos reconocidos como principales entre el pueblo escribieron su nuevo compromiso y lo firmaron. Ellos y la gente que representaban decidieron hacer de la palabra de Dios la ley de la tierra. Estudiaron la Biblia y decidieron aceptarla como la palabra de Dios para ellos.

El práctico fruto de su decisión (10:30-39)

La obediencia real a la palabra de Dios toca las partes más sensibles e importantes de la vida de una persona. La primera área mencionada es el matrimonio, luego los negocios, luego las ofrendas. Las ofrendas incluían contribuciones materiales para el apoyo del templo, la dedicación del tiempo y la dedicación de los niños a Dios. Ellos prometieron poner a Dios primero en sus vidas; antes que la familia o las posesiones materiales.

Oración: Señor, ayúdeme a estudiar su palabra y vivir por ella; ayúdeme a ponerle primero en mi corazón y en mi vida.

Una palabra: Encomiendo mi corazón y mi vida a Dios.