NIÑO JESÚS SE QUEDA EN EL TEMPLO

Lucas 2:41-52

«Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?'» (49)

Jesús de doce años en el templo (41-47)

Jesús creció como un común buen niño judío, asistiendo a la Pascua cada año. Cuando tuvo doce años, le perdieron la pista de camino a casa. Después de tres días lo encontraron escuchando y haciendo preguntas entre los maestros del templo. ¿Qué comió Jesús, y dónde se quedó? Claramente, no estaba preocupado por estar «perdido”. Desde muy joven se sintió atraído por las cosas de Dios.

«En los negocios de mi Padre me es necesario estar» (48-52)

María le preguntó a Jesús por qué los trataba así y provocó que estuvieran ansiosos y preocupados. El niño Jesús dijo: «En los negocios de mi Padre me es necesario estar» (o, «tengo que estar en la casa de mi Padre»). Jesús sabía que debía estar cerca de su Padre Dios: en su casa, haciendo su trabajo. Jesús siguió creciendo en sabiduría, estatura y en la gracia de Dios y los hombres.

Oración: Padre en el cielo, quiero conocerle y estar cerca de usted. Gracias por hacer esto posible a través de Cristo nuestro Salvador.

Una palabra: Señor, quiero conocerle y estar cerca de usted.