LA DEFENSA DE PABLO (II)

Hechos 22:17-29

“Pero me dijo: Ve, porque yo te enviaré lejos a los gentiles». (21)

Ve, te enviaré lejos a los gentiles (17-21)

Pablo estaba hablando a la multitud después de su arresto, dando su testimonio de cuando se encontró con Jesús resucitado. Después de recibir la vista, fue a Jerusalén al templo para orar. Allí cayó en trance, y el Señor le dijo que se fuera de Jerusalén porque los judíos no aceptaban su testimonio. Pablo argumentó que su vida pasada como perseguidor de la iglesia daría más peso a su testimonio. Pero el Señor tenía otros planes para él. Lo enviaría lejos a los gentiles.

Pablo, el ciudadano romano (22-29)

Cuando Pablo citó estas palabras del Señor, la multitud se volvió loca. Querían empezar un motín y matar a Pablo. El comandante estaba confundido en cuanto a por qué la multitud reaccionaría así y quería que Pablo fuera azotado para averiguar por qué. Cuando estaban cerca de azotarle, Pablo preguntó si era legal azotar a un ciudadano romano. Esto alarmó al comandante y se retiró de inmediato. Pablo estaba usando su ciudadanía romana como una forma de llegar a Roma para predicar el evangelio allí.

Oración: Padre, ayúdeme a discernir en usar cualquier medio a mi disposición para predicar el evangelio a otros.

Una Palabra: Id por todo el mundo y predicad el evangelio.