JESÚS LLAMA A SUS PRIMEROS DISCÍPULOS

Lucas 5:1-11

«Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.» (10b)

Echad las redes para pescar (1-7)

Jesús estaba enseñando la palabra de Dios cuando una gran multitud se reunió. Él usó esto como una oportunidad para involucrar a un pescador llamado Simón. Pidió prestada su barca para hablar a la muchedumbre, mientras Simón y sus compañeros se ocupaban de lavar sus redes. Cuando Jesús terminó, le dijo a Simón que echara las redes en el fondo del mar. Cansado de trabajar toda la noche, y sin resultados, Simon se resistió. Pero la palabra de Jesús se había hundido en su corazón. Él obedeció a Jesús, y el resultado fue una pesca milagrosa.

Desde ahora serás pescador de hombres (8-11)

Pedro cayó de rodillas ante Jesús. La enseñanza de Jesús combinada con la pesca le hizo darse cuenta de que era un pecador. Le suplicó a Jesús: «Apártate de mí». Pero Jesús vino por Simón. Él habló la palabra a su corazón para llamar a Simón como uno de los suyos. Él vino a expulsar su miedo y lo hizo nuevo, uno que sería pescador de hombres.

Oración: Señor, ayúdeme a escuchar y obedecer su palabra. Hágame suyo y uno de los pescadores de hombres.

Una palabra: Echad vuestras redes para pescar.