EL LLAMADO DE LEVÍ

Lucas 5:27-32

«No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.» (32)

Sígueme (27-28)

Jesús vio a un recaudador de impuestos llamado Levi. Tal vez sus padres esperaban que creciera como un siervo de Dios y un sacerdote santo. Levi abandonó a su pueblo, su cultura y su religión con el fin de beneficiarse haciéndose un recaudador de impuestos. Para otros parecía un traidor sin esperanza de Dios. Pero Jesús lo vio de manera diferente. Él le dijo: «Sígueme». Cuando Leví oyó estas palabras, dejó todo y comenzó una nueva vida siguiendo a Jesús.

Para llamar a los pecadores (29-32)

Leví celebró su nueva vida haciendo un gran banquete, donde invitó a muchos otros recaudadores de impuestos junto con Jesús. Los líderes judíos se quejaron de que Jesús se estaba asociando con los pecadores. Se sentían justos, pero no podían serlo si se disociaban de los «pecadores». Sólo Jesús nos hace justos. Él quita nuestros pecados. Nos llama a seguirlo. Esto es arrepentimiento.

Oración: Señor, estoy en una necesidad desesperada de curación. Gracias por llamarme para seguirle todos los días.

Una palabra: Siga a Jesús.