EL DÍA SE ACERCA

Malaquías 3:13-4:6

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.» (4:2)

Dios perdonará a los que le sirven (3:13-18)

Algunos cínicos israelitas se quejaron de que servir a Dios era inútil. Para ellos, el Señor Todopoderoso permitió a los malhechores prosperar, mientras que aquellos que cumplían sus requisitos y se movían como los dolientes no recibían nada. Su queja era arrogancia. El SEÑOR prometió compasión para los que lo temían y lo escuchaban. Serían la posesión atesorada de Dios (Ex 19:5). En el día del juicio, todos verán que Dios hace una distinción entre el justo y el malvado.

Fuego para algunos, sanación para otros (4:1-6)

El día del SEÑOR será un terrible día de fuego para los impíos y no se les dejará ni una rama. Sin embargo, para aquellos que veneran a Dios, será un día de justicia y gozo. Dios usará a los justos como instrumentos de justicia contra los impíos (3). Hasta ese día, debemos recordar la ley de Dios. Además, Elías vendría antes del día del SEÑOR. Este Elías es Juan el Bautista que preparó el camino para nuestro Señor Jesucristo (Mt 11:13,14).

Oración: Señor, no me permita cansarme, ni que sea cínico, sino que le honre todos los días mientras espero su regreso.

Una Palabra: Jesús viene otra vez.