UNA PROFECÍA CONTRA BABILONIA

Isaías 13:1-22

“Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.” (11)

Dios juzga a Babilonia (1-16)

Los capítulos 13 al 23, tratan sobre el juicio de Dios sobre las naciones del mundo. Dios es el Soberano juez. Él usó a Babilonia para juzgar a Israel. Pero ahora juzga a Babilonia, la nación súper poderosa contemporánea, por causa de su maldad, iniquidad, arrogancia, altivez y su ignorancia de Dios. Dios mismo junta a su ejército, a los medos de tierras lejanas. El juicio de Dios será repentino, cruel, espantoso, temeroso, doloroso como una mujer en parto y riguroso. Habrá pocos habitantes. Ellos serán ovejas sin pastor. Los niños serán destruídos. Las mujeres serán saqueadas. El juicio de Dios contra Babilonia era un preludio de su juicio final a nivel mundial contra los pecadores por causa de sus iniquidades.

Cercano a llegar está su tiempo (17-22)

Dios escogió a los medos, quienes no tenían misericordia. Babilonia sería destruída como Sodoma y Gomorra. Ella sería desierta. Solamente las fieras del desierto, los avestruces, las cabras salvajes, las hienas vivirán allí. Su tiempo está cercano. Dios es Soverano sobre la historia. Él juzga a todos los que son orgullosos contra Dios Todopoderoso. Él es justo en sus juicios.

Oh, Dios Todopoderoso, usted rige sobre la historia. Sus juicios son justos. Haga que todas las naciones reconozcan su santo nombre.

Una palabra: El gran día está llegando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *