NOEMI Y RUT

Rut 1:1-22

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; Porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré.” (16)

La tragedia golpea a la familia de un inmigrante (1-7)

El libro de Rut comienza con una historia trágica. En los días de los jueces, Israel estaba en bancarrota espiritual y moral. Belén, la casa del pan, estaba vacía debido a una hambruna. Elimelec tomó a su esposa Noemí y sus dos hijos y se mudó a Moab. Entonces Elimelec murió. Los dos chicos crecieron y se casaron con mujeres moabitas. Entonces, Mahlón y Quelión murieron sin dejar hijos, sólo tres viudas afligidas.

Orfa y Rut (8-22)

El marido y los hijos de Noemí estaban muertos. Su vida estaba vacía. Ella oyó que la hambruna en Israel había disminuido, por lo que decidió ir a casa a Belén. Ella aconsejó a sus dos nueras que volvieran a sus propias familias para resolver sus problemas matrimoniales. Orfa aceptó el consejo de Noemí, le dio un beso de despedida y se marchó. Pero Rut tomó la decisión de renunciar a su propio matrimonio y su futuro e ir con su suegra de regreso a Israel. Ella sería fiel a Noemí, a la gente de Noemí y al Dios de Noemí.

Señor, Dame coraje para ser fiel a usted sin importar el sacrificio.

Una palabra: Una decisión de fe