INTRODUCCIÓN AL EVANGELILO DE JUAN

(EL REINO DE DIOS CUMPLIDO EN LA ENCARNACIÓN DE JESÚS)

Versículo clave: 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

 

A diferencia de los tres evangelios anteriores (llamados los evangelios sinópticos que comenzaron con Jesús como hombre), Juan comenzó con Jesús como Dios Creador, lleno de gloria y honor, quien encarnó. En Juan, “Yo soy” se repite siete veces para mostrar a Jesús como Dios: “Yo soy;” “yo soy el pan de la vida;” “yo soy la luz del mundo;” “Yo soy la puerta de las ovejas;” “yo soy el buen pastor;” “yo soy la resurrección y la vida;” “yo soy el camino, la verdad y la vida;” “yo soy la vid verdadera.” En lugar de centrarse en los signos, Juan narra el significado de los signos: “Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.” (20:31) Cuando creemos en Jesús no pereceremos, sino que tendremos vida eterna desde aquel momento.