EN MI CORAZÓN HE GUARDADO TUS DICHOS

Salmos 119:1-16

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.” (11)

Primero, tus estatutos guardaré (1-8). Salmos 119 es el capítulo más largo de la Biblia. Está enfocado en Dios quien habla y trabaja a través de su palabra. La persona bendecida es aquella que guarda la palabra de Dios con todo su corazón. Es cuestión de obedecer a sus estatutos como buscándole a él y caminar con él. Aquellos que hacen esto recibirán la bendición de crecer para conocer a Dios desde su corazón. Ellos son considerados perfectos y justos a los ojos de Dios, y alabar su nombre.

Segundo, limpiar su camino (9-16). Los jóvenes son tentados a pecar de muchas maneras. ¿Cómo puede el joven limpiar su camino en este mundo contaminado, donde las personas abandonan la palabra de Dios? El salmista nos enseña el valor de las apalabras de Dios. Cuando guardamos sus palabras en nuestro corazón, cuando meditamos en su palabra con oración, somos llamados a alabar a Dios. Entonces podemos discernir su presencia en nuestras vidas y él se vuelve la fuente de nuestra alegría y regocijo para su pueblo.

Señor, venga a mi corazón a través de su palabra. Manténgame puro delante de usted.

Una palabra: Guarda la palabra de Dios en tu corazón.

Un pensamiento en “EN MI CORAZÓN HE GUARDADO TUS DICHOS

  1. Real mente escudrinar la palabra de Dios es deliciosa porque se descubre que la inspiración es la fuente de expresion mas profundo de Dios
    Fuente =corazon
    Silvia Caracciolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *