EL REY DE LOS JUDÍOS ES CONDENADO

Lucas 23:1-25

Entonces Pilato le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y respondiéndole él, dijo: Tú lo dices.” (3)

Pilato y Herodes examinan a Jesús (1-12)

El consejo de los judíos había decidido matar a Jesús, pero querían usar la autoridad de Roma para hacerlo. Jesús testificó ante el gobernador romano Pilato que era el rey de los judíos. Pilato podía decir que Jesús era inocente, pero para evitar tomar una decisión, él lo envió a Herodes. Herodes se burló de Jesús, vistiéndolo con una túnica y enviándolo de vuelta. Todas las acciones humanas pecaminosas sólo revelaron la realeza espiritual de Jesús.

Jesús es condenado (13-25)

Pilato quería liberar a Jesús, pero estaba más preocupado por protegerse a sí mismo políticamente. Pilato quería usar la costumbre de la fiesta para liberar a Jesús y crucificar a un criminal en su lugar. Pero la multitud había sido alterada en una multitud furiosa gritando “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!” Finalmente, Pilato cedió a su voluntad. No fue un hombre de verdad, pero Jesús murió para tomar el lugar de los pecadores como Barrabás.

Señor Jesús, gracias por ser el rey de los judíos y mi rey. Gracias por tomar mi lugar en la cruz para liberarme.

Una palabra: Jesús es mi rey