EL ARRESTO Y EL JUICIO DE JESÚS

Lucas 22:47-71

Dijeron todos: ¿Luego eres tú el Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que lo soy.” (70)

Jesús es traicionado, arrestado y abandonado (47-62)

Jesús lo perdió todo en el espacio de una noche. Fue traicionado con un gesto de afecto por uno de sus amigos íntimos. Fue arrestado y tratado como un criminal rebelde. Todos sus discípulos huyeron y sólo lo siguieron a distancia. Finalmente, Pedro, el discípulo mayor, negó incluso conocer a Jesús tres veces. Pero Jesús miró a Pedro con poder para llevarlo al arrepentimiento.

El testimonio fiel de Jesús (63-70)

Jesús recibió burlas, fue golpeado e insultado para intimidarlo y quebrantar su espíritu. Pero no se sintió intimidado ante el concilio de los judíos. Él expuso la hipocresía de los que lo estaban probando. Entonces, a costa de su vida, Jesús testificó que él era el Hijo de Dios, usando las bocas de sus enemigos. Aunque la gente lo condenó, en su juicio, Jesús ganó la gran victoria por la verdad.

Señor, gracias por Jesús que lo perdió todo para llevarme al arrepentimiento. Ayúdeme a testificar la verdad.

Una palabra: Un testimonio victorioso