EL PILAR Y EL FUNDAMENTO DE LA VERDAD

1 Timoteo 3:14-4: 5

“… para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.” (15)

La casa de Dios (3:14-16)

La iglesia no es un edificio u organización, sino la casa de Dios – la familia de Dios, con quien el Dios vivo habita -. Esta iglesia está centrada en esta verdad de la persona de Jesús y la obra de Jesús. La verdadera piedad brota de esta misteriosa unión del hombre con Dios a través del evangelio de Jesús. La iglesia, viviendo la verdadera piedad en un mundo caído, se convierte en el pilar y el fundamento de la verdad cuando la sostenemos (3:9), la guardamos (6:20) y la proclamamos (4:13).

Consagrado por la palabra de Dios (4:1-5)

En contraste con la verdad, la enseñanza influenciada por los demonios llevó al ascetismo extremo: prohibir a las personas casarse o abstenerse de ciertos alimentos. Esto no era verdad, sino engaño. Todo lo que Dios creó es bueno, y debe ser recibido con acción de gracias. Mantengamos la palabra de Dios y la oración, viviendo una vida santa (consagrada).

Señor: Gracias por darme la bienvenida a su hogar a través del evangelio de Jesús. Ayúdeme a vivir una vida santa basada en su verdad.

Una Palabra: La Iglesia es donde mora el Dios vivo

QUIENES QUIEREN SER VENCEDORES

1 Timoteo 3:1-13

“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.” (1)

El obispo (1-7)

La segunda oración de confianza de Pablo se refiere a aquellos que quieren servir a Dios como un obispo (pastor). Aunque no es fácil, esta es una tarea noble que el pueblo de Dios debe ser alentado a perseguir. Pablo proporciona cualidades que el obispo debe tener y que enfatizan el carácter personal, el orden familiar, así como la competencia en la enseñanza y el liderazgo. Los Obispos deben crecer como pastores como nuestro Obispo Principal, Jesucristo.

Diáconos (8-13)

Los que asisten a los pastores en el ministerio son diáconos. También deben vivir conforme a las normas de Dios, especialmente manteniendo las verdades de la fe con una conciencia limpia. Los hombres deben ser probados. Las mujeres deben ser dignas de respeto, templadas y dignas de confianza. Aquellos que sirven bien obtienen una excelente posición y una gran seguridad en su fe en Cristo Jesús.

Padre: gracias por Jesús, nuestro Buen Pastor. Aspiro a seguirle en esta noble tarea.

Una Palabra: Deseo una noble tarea para servir.

BUENAS ACCIONES; PROFESO PARA ADORAR A DIOS

1 Timoteo 2:8-15

“… sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.” (10)

  1. Los hombres orando, levantando las manos santas (8)

Los hombres tienden a enojarse ya discutir entre sí. En lugar de golpear con las manos, deben orar con manos santas. Pablo quiere que los hombres crezcan como hombres de oración en todas las áreas de su vida.

  1. Las mujeres que profesan adorar a Dios (9-15)

La cultura de Éfeso e incluso hoy influye en las mujeres para centrarse en peinados elaborados, oro o perlas o ropa cara. Pablo quiere que en cambio se vistan modestamente y se adornen con buenas acciones que reflejen su actitud interior de amor y adoración hacia Dios. Las mujeres de Éfeso fueron influenciadas por la adoración de Diana, donde las sacerdotisas dominaban sobre los hombres. Para contrarrestar la influencia cultural, Pablo quiere que las mujeres aprendan en silencio y plena sumisión. A través de Génesis 2-3, Pablo enseña que la adoración debe ser de acuerdo a la palabra de Dios, y no ser gobernada por la cultura. Pablo alentó a las mujeres a continuar en la fe, el amor y la santidad, exaltando su identidad femenina en Dios.

Señor: Por favor ayúdenos a los hombres a adorar en la oración, y las mujeres nos adornemos con buenas obras.

Una Palabra: adorar a Dios adecuadamente.

DIOS QUIERE QUE TODAS LAS PERSONAS SEAN SALVAS

1 Timoteo 2:1-7

“Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” (3-4)

Ore por todas las personas (1-4)

Oremos por todas las personas, incluso por el rey, para que la iglesia viva con vidas pacíficas y tranquilas, en toda piedad y santidad. Esto hará un gran contraste con el mundo secular. A través de este contraste, Dios se complace, y será un medio para atraer a la gente a Dios. Dios quiere que todas las personas sean salvas a través de escuchar el mensaje del evangelio y vienen a vivirlo en la iglesia a través del conocimiento de la verdad prácticamente.

Cristo el único Mediador (5-7)

El medio que Dios ha dado para que todos sean salvos fue enviando a su Hijo Jesús como el único mediador entre Dios y la humanidad. Él es el mediador perfecto, que se dio a sí mismo como un rescate por todas las personas. Este plan de Dios es revelado a través del evangelio, al cual Pablo fue designado como heraldo y apóstol. Los mandamientos que Pablo da deben entenderse a partir de esta identidad y motivo como trabajador del evangelio.

Señor: Gracias por Jesús, el mediador. Ayúdeme a orar y ser testigo del evangelio.

Una Palabra: Dios nuestro Salvador.

CRISTO JESÚS LLEGÓ A SALVAR A LOS PECADORES

1 Timoteo 1:12-20

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.” (15)

“Me mostraron misericordia” (12-17)

Pablo era indigno de recibir la gracia de Dios ya que fue un hombre malo, actuando en la ignorancia y la incredulidad. Pero Dios lo eligió en misericordia. Dios derramó la gracia, la fe y el amor en la vida de Pablo. Aquí está una verdad que todos debemos creer y confesar: Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores. Su misericordia tiene un propósito redentor, revelando la inmensa paciencia de Jesús sobre los pecadores. Este ejemplo da esperanza a cualquier pecador para creer y ser salvo. Aquellos que han recibido esta misericordia ven la gloria del Rey y alaban al Dios inmortal e invisible.

Mantenga la fe y una buena conciencia (18-20)

El mandamiento de Pablo a Timoteo era desafiante. Para ayudarlo, Pablo le recuerda el llamado de Dios a su vida, para luchar bien. Para ello, debe aferrarse a la fe y a una buena conciencia, dependiendo de la misericordia de Dios y llamando por fe. En contraste, otros dos no lucharon bien. Debemos evitar su mal ejemplo.

Señor: Gracias por su misericordia, que derramó gracia, fe y amor en mí. Ayúdeme a mantener la fe en la venida de Jesús para salvar a los pecadores.

Una Palabra: Jesús vino a salvar a los pecadores