MICAÍAS Y ACAB

2 Crónicas 18:12-34

Dijo Micaías: Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré. Y vino al rey. (13)

Primero, Micaías, el verdadero profeta (12-27)

El mensajero le aconsejó a Micaías que se pusiera de acuerdo con los demás quienes pronosticaron el éxito del rey. Pero, Micaías contestó: “Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré.” El dijo valientemente la verdad solemne acerca de la muerte del rey. Así también, explicó muy bien sobre los espíritus engañosos liberados para convencer al rey. Pero, el rey no le escuchó sino siguió a Sedequías. El rey mandó que pusieran a Micaías en la cárcel hasta que él volviera. Pero, Micaías supo que el rey no iba a regresar y pidió al pueblo que recordara la palabra de Dios que se cumpliría.

Segundo, la muerte de Acab (28-34)

Acab fue a la guerra y se disfrazó para escaparse de la profecía de Dios. Los sirios querían matar únicamente a Acab. Por eso, dejaron ir a Josafat cuando éste clamó porque Dios le había permitido escaparse. Pero, alguien disparó un arco al azar e hirió a Acab lo cual le llevó a la muerte. Acab no podía escaparse de la palabra de Dios con su inteligencia.

Oración: Señor, sus palabras se cumplen absoluta y precisamente. Ayúdeme a oír su palabra, arrepentirme y vivir. Hágame hablar únicamente lo que Dios dice.

Una palabra: ¡Escucha la palabra de Dios y vive!

JOSAFAT Y ACAB

2 Crónicas 18:1-11

Además dijo Josafat al rey de Israel: Te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová. (4)

Primero, busca primero el consejo de Dios (1-6)

Josafat tuvo gran riqueza y honor por buscar a Dios primeramente. Pero, él se alió con Acab, el rey de Israel por darle su hijo como yerno de Acab sin oración. Esto parecía ser bueno para la seguridad nacional. Pero, esto causó la ruina de sus hijos y la idolatría de Judá. Cuando Acab pidió a Josafat que fuera a la guerra contra Ramot de Galaad, Josafat debía orar primero, pero no lo hizo. En cambio, él se fue a la guerra por su parentesco político. Luego, Josafat le rogó a Acab que consultara la palabra de Jehová. Entonces, los cuatrocientos profetas dijeron “Sube, porque Dios los entregará en mano del rey”. Pero, Josafat no estaba convencido aun y buscó otro profeta para convencerse completamente.

Segundo, Micaías y Sedequías (7-11)

Acab tenía mala costumbre de oír a los que le hablaban favorablemente. Él odió a Micaías porque éste siempre profetizaba en contra de aquél. Cuando llamaron a Micaías, Sedequías aduló al rey con cuernos de hierro declarando: “Así ha dicho Jehová: Con estos acornearás a los sirios hasta destruirlos por completo.”

Oración: Señor, ayúdeme a buscar a Jehová siempre y no ocasionalmente.

Una palabra: ¡Primero y siempre busca a Jehová!

JOSAFAT SE HIZO MÁS PODEROSO

2 Crónicas 17:1-19

Y se animó su corazón en los caminos de Jehová, y quitó los lugares altos y las imágenes de Asera de en medio de Judá. (6)

Primero, Josafat buscó a Dios (1-9)

Cuando Josafat siguió el camino de David, Dios estaba con él. Él no consultó a Baal sino buscó a Dios y siguió su dirección. El corazón de Josafat era dedicado al camino de Dios. Él quitó los lugares altos y las imágenes de Asera. Josafat envió a muchos maestros de la Biblia a todas las ciudades de Judá para que les enseñaran la palabra de Dios. Por eso, Dios fortaleció su reino y él se hizo rico con gran honor.

Segundo, Josafat se hizo más poderoso (10-19)

Cuando el rey temió a Dios y su gente tuvo la palabra de Dios, el pavor de Jehová cayó sobre todos los reinos. Por eso, ellos no podían ir en contra de Josafat. Algunos filisteos y árabes trajeron regalos, plata, innumerables carneros y cabríos como tributo. Por eso, Josafat se hizo más y más poderoso con muchas ciudades de aprovisionamiento. Josafat tuvo muchos hombres valientes de guerra en Jerusalén y también en muchas ciudades de aprovisionamiento.

Oración: Señor, levante a los líderes que temen a Dios y muchos maestros de la Biblia que enseñan la palabra a todo el mundo. Ayúdeme a buscarle con todo mi corazón y enseñar su palabra a todos los que me rodean.

Una palabra: Dedica tu corazón a Dios.

LOS OJOS DEL SEÑOR

2 Crónicas 16:1-14

Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. (9ª)

Primero, Asa depende de Siria (1-9)

En el trigésimo sexto año del reinado de Asa, el rey de Israel impidió que entraran o salieran del territorio de Asa. En vez de orar y depender de Dios, Asa pidió a Ben-adad, el rey de Siria para que le salvara con plata y oro del templo. Esto funcionó pero fue un desastre espiritual. Dios envió a Hanani para reprender la dependencia de Asa en el rey de Siria. Los ojos de Jehová contemplan toda la tierra para fortalecer a aquellos que le entregan su corazón completamente.

Segundo, Asa no se arrepintió (10-19)

Asa se puso furioso y puso a Hanani en una cárcel. Más tarde, él se enfermó severamente pero, no buscó la ayuda de Dios. Por eso, Asa murió después de los 41 años del reinado.

Oración: Señor, tenga misericordia de mí para que yo pueda vivir por fe desde el principio hasta el fin.

Una palabra: ¡Arrepiéntete y confía en Dios hasta el final!

REFORMA DE ASA

2 Crónicas 15:1-19

Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra. (7)

Primero, sean fuertes y no se rindan (1-7)

En aquellos días, Israel era idólatra. Por eso, Dios les dio conflictos y el viaje no era seguro. Uno destruía al otro. Todas las tierras estaban en una gran turbulencia. Entonces, Azarías con el espíritu de Dios dijo a Asa “Oídme: Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará. Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.”

Segundo, Jehová les da paz (8-19)

Entonces, Asa se animó. Él quitó todos los ídolos detestables de toda la tierra. Él reparó el altar de Jehová y reunió a todo su pueblo. Así, prometieron solemnemente buscar a Jehová con todos sus corazones y almas. Todos los que no buscasen a Dios, morirían. Ellos se regocijaron porque buscaron a Dios con todo su corazón. Asa aún depuso a su abuela por su idolatría a Asera. El corazón de Asa estaba entregado completamente a Dios en toda su vida. Por eso, Jehová les dio paz en todos los lugares.

Oración: Señor, denos valor para quitar todos los ídolos de nuestros corazones.

Una palabra: ¡Se fuerte y no te rindas!