ARRESTO DE JESÚS Y PRIMER JUICIO

Marcos 14: 43-72

“Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” (62)

Primero, Jesús fue arrestado (43-52). Judas, aunque era uno de los doce apóstoles (3:19), traicionó a Jesús entregándolo a los sumos sacerdotes (10). Él vino con una turba armada de líderes judíos y traicionó a Jesús con un beso falso. Un discípulo sacó una espada, cortando la oreja de un siervo. Jesús no era un rebelde, sino un maestro y pastor de su pueblo. Pero todo esto era para cumplir la voluntad de Dios escrita en la Biblia (49).

Segundo, el juicio de Jesús ante los líderes judíos (53-65). Ellos llevaron a Jesús al sumo sacerdote y buscaron cargos para sentenciar a Jesús a la muerte, pero sus falsos testimonios no concordaban entre sí. Jesús no respondió al sumo sacerdote. Entonces el sumo sacerdote le preguntó: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” Véase la respuesta de Jesús (62). Jesús sabía que responder un “sí” sería condenarlo, pero él dio testimonio de la verdad. Condenaron a Jesús a morir, le escupían y lo golpearon.

Tercero, las negaciones de Pedro (66-72). Pedro siguió el juicio en secreto (54). Tres veces Pedro fue identificado como un seguidor de Jesús, pero él lo negó. El canto del gallo cumplió las palabras de Jesús (30). Pedro lloró.

Señor Jesús, usted confesó la verdad. Soy débil, pero fortalézcame para dar testimonio de la verdad sobre usted.

Una palabra: Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios.