LOS CARGOS CONTRA NÍNIVE

Nahúm 3:1-19

“No hay medicina para tu quebrantadura; tu herida es incurable; todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti, porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu maldad? (19).”

El primer cargo (1-3)

La destrucción de Nínive no fue un acto azaroso. Dios lo decidió en base a su maldad. Entre esos pecados, la violencia y el derramamiento de sangre fueron notables. La brutalidad que ella había empleado contra otros, le visitaría y se llenarían las calles con cadáveres.

El segundo cargo (4-7)

La segunda razón de la destrucción de Nínive fue su prostitución espiritual y moral. Al igual que una prostituta, Nínive había seducido a las naciones de su alrededor para que siguieran sus malos caminos. Dios la pondría en vergüenza.

El tercer cargo (8-19)

Por último, Nínive no había aprendido de la historia. Tebas, igual que Nínive, había disfrutado de la seguridad dada por las barreras naturales y los poderosos aliados. Sin embargo, los asirios fueron los que le destruyeron. En forma similar, la seguridad con la que contaba Nínive, no sería capaz de evitar la ira de Dios. No habría ningún alivio y todos los que habían sido afectados por ella, aplaudirían de alegría por su destrucción.

Oración: Padre celestial, ayúdenos a aprender del juicio de Nínive. Ayúdenos a confiar en Usted cuando nuestros enemigos parecen ser victoriosos, sabiendo que Usted nos va a liberar en su debido tiempo.

Una palabra: Esperar en el juicio del Señor.

LA DESTRUCCIÓN DE NÍNIVE

Nahúm 2:1-13

“Heme aquí contra ti, dice Jehová de los ejércitos. Encenderé y reduciré a humo tus carros, y espada devorará tus leoncillos; y cortaré de la tierra tu robo, y nunca más se oirá la voz de tus mensajeros. (13)”

Primero, el Señor ha venido (1-12)

El orgullo de Nínive le había hecho pensar que era invencible. Pero, a medida que el juicio se acercaba, Dios predijo acerca de su destrucción en términos vívidos, incluso usando la conjugación de tiempo pasado para confirmar la certeza de lo que sucedería. Los que se habían dispersado a otras naciones, serían esparcidos pronto por la mano del Señor a través de los babilonios. Ese día se estableció firmemente y era sólo cuestión de tiempo.

Segundo, el Señor juzgará a (13)

No hay nada peor que tener a Dios en contra de uno porque, ¿quién podrá soportar el tiempo de su venida (Malaquías 3:2)? Por medio de las Escrituras, Dios nos advierte de lo horrible que va a pasar a los que Él se opone (Deuteronomio 28). Jesús advirtió de los peligros de ser rechazado por el Señor (Mateo 7:21-23). Finalmente, llegará un día en que cada incrédulo será puesto en el juicio ante el trono, cuya presencia hará huir la tierra y el cielo y no habrá lugar para ellos (Apocalipsis 20:11).

Oración: Oh Dios santo, venimos a Usted con temor reverente y conscientes de que es sólo por tu gracia que podemos acercarnos a Usted. Renueve en nosotros la conciencia de que Usted vendrá en un día para juzgar a los vivos y a los muertos.

Una palabra: Dios juzgará. ¡Estate preparado!

BUENAS NOTICIAS EN TIEMPOS MALOS

Nahúm 1:1-15

“He aquí sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz. Celebra, oh Judá, tus fiestas, cumple tus votos; porque nunca más volverá a pasar por ti el malvado; pereció del todo. (15)”

Primero, Jehová es vengador y lleno de indignación (1-11)

Nahúm comenzó su profecía con una declaración dramática sobre el carácter y el poder de Dios. Aunque Nínive se había arrepentido por la predicación de Jonás, más tarde volvió a sus maneras idolátricas y violentas. Ahora Dios iba a traer juicio sobre ella. Sería un final completo de la ciudad, y nada de lo que ellos idearan, sería capaz de interrumpir los planes del Señor.

Segundo, la buena noticia desde las montañas (12-15)

Por medio del juicio a Nínive, Dios también liberaría a su pueblo. Aunque el Señor había usado a los asirios como instrumentos del juicio, ya había llegado su fin porque Dios quería romper el yugo puesto sobre Israel. Sin embargo, la profecía de la liberación de Nahúm ve aún más allá que esto. Su profecía apunta a la época en que los mensajeros del Evangelio anunciarán las buenas nuevas de la liberación desde el poder del pecado a través de Jesucristo para todo el mundo.

Oración: Señor, ayúdenos a ser siempre conscientes de su juicio y poder, a tomar nuestro pecado seriamente y a arrepentirnos. Y le damos gracias por darnos la buena noticia de Jesucristo, el perdón de todos nuestros pecados.

Una palabra: Hay buenas noticias incluso en los malos tiempos.

INTRODUCCIÓN A NAHÚM

Este libro contiene la visión de Nahúm (1:1) cuyo nombre significa “consolación”. Este libro fue escrito probablemente entre 663 y 612 a.C. ya que profetizó la caída de Nínive. El punto central del libro es el juicio del Señor en Nínive por su opresión, crueldad, idolatría y maldad. El libro termina con la destrucción de la ciudad.

Dios no sólo es amable, sino también severo. En Nahúm, Dios no sólo es “lento para la ira (1:3)” y “un refugio para los que confían en él” (1:7), sino también es Él que “no dejará sin castigo al culpable”(1:3). El reino justo de Dios va a triunfar finalmente, mientras que los reinos construidos sobre la maldad y la tiranía van a caer con el tiempo, como Asiria.

El libro de Nahúm declara la soberanía universal de Dios. Dios es el Señor de la historia y de todas las naciones. Él es quien controla sus destinos.

BUENAS NOTICIAS EN TIEMPOS MALOS

Nahúm 1:1-15

“He aquí sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz. Celebra, oh Judá, tus fiestas, cumple tus votos; porque nunca más volverá a pasar por ti el malvado; pereció del todo. (15)”

Primero, Jehová es vengador y lleno de indignación (1-11)

Nahúm comenzó su profecía con una declaración dramática sobre el carácter y el poder de Dios. Aunque Nínive se había arrepentido por la predicación de Jonás, más tarde volvió a sus maneras idolátricas y violentas. Ahora Dios iba a traer juicio sobre ella. Sería un final completo de la ciudad, y nada de lo que ellos idearan, sería capaz de interrumpir los planes del Señor.

Segundo, la buena noticia desde las montañas (12-15)

Por medio del juicio a Nínive, Dios también liberaría a su pueblo. Aunque el Señor había usado a los asirios como instrumentos del juicio, ya había llegado su fin porque Dios quería romper el yugo puesto sobre Israel. Sin embargo, la profecía de la liberación de Nahúm ve aún más allá que esto. Su profecía apunta a la época en que los mensajeros del Evangelio anunciarán las buenas nuevas de la liberación desde el poder del pecado a través de Jesucristo para todo el mundo.

Oración: Señor, ayúdenos a ser siempre conscientes de su juicio y poder, a tomar nuestro pecado seriamente y a arrepentirnos. Y le damos gracias por darnos la buena noticia de Jesucristo, el perdón de todos nuestros pecados.

Una palabra: Hay buenas noticias incluso en los malos tiempos.