LA FE DE MOISÉS

PALABRA / HEBREOS 11:23-28

V. CLAVE / HEBREOS 11:24, 25

 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

 El mensaje de hoy trata sobre la fe de Moisés, una fe que desafía situaciones muy complicadas, que desafía grandes problemas. Debido a la fe de Moisés, el pueblo de Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto.

Cuando Moisés nació, la situación de Israel era muy difícil. El pueblo de Israel que llego a Egipto por medio de la guía de José, se habían multiplicado como Dios había prometido. El pueblo de Israel en ese entonces era cerca de los 2 millones de personas, y esto representaba una gran amenaza para el pueblo de Egipto y en particular para el Faraón. Por eso, para detener el crecimiento de la población de Israel, el Faraón los hizo sus esclavos y los empezaron a torturar. Pero, esto no detuvo el crecimiento del pueblo israelita. Por eso, el Faraón, les dio una orden a las parteras hebreas, que si nacía una niña israelita la dejaran vivir, pero si nacía un niño lo mataran. En ese entonces si se desobedecía una orden del Faraón, el castigo era la muerte, aun así las parteras tuvieron temor de Dios y no obedecieron la orden del Faraón. Como desobedecieron el mandato real, el faraón cambio la orden y en vez de matarlos, ahora debían echarlos al rio. Además el Faraón mando a sus siervos a vigilar a las mujeres embarazadas.

Por la fe Moisés, cuando nació fue escondido por sus padres por tres meses, porque vieron que era un niño hermoso y no tuvieron miedo al decreto del rey. Cuando la mamá de Moisés estaba embarazada de él, y en la calle le preguntaban que si estaba embarazada ella decía, “Es que estoy llevando la dieta de la luna, pero como que no me funciono y ahora estoy en el rebote” Y así tenía que decirle a la gente para que no sospecharan de ella. Cuando nacen los bebes es muy difícil saber porque lloran y como hacerle para que dejen de llorar. A mí lo que más miedo me da en la vida son los bebes, porque cuando empiezan a llorar no se qué hacer para que se controlen. Lo bueno era que el papa de Moisés era muy desafinado, así que cuando Moisés comenzaba a llorar, su papa comenzaba a cantar, mientras su mama trataba de tranquilizarlo para que dejara de llorar. Con mucha dificultad lograron criar al pequeño Moisés durante tres meses.

Si analizamos la situación, los padres de Moisés estaban arriesgando su vida por salvar la de su hijo, entonces ¿Cómo pudieron tomar esta decisión tan arriesgada? Por medio de la fe pudieron desobedecer la orden del rey. Porque ellos solo temieron a Dios todo poderoso y no al faraón. En el evangelio según San Lucas cap. 12, en los versículos 4 y 5, Jesús dijo a sus discípulos: “Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.” Los hombres cuando mucho pueden destruir nuestro cuerpo, pero si uno ya está muerto ya no pueden hacernos nada. Pero Dios, tiene poder sobre la vida y la muerte y aun muertos puede enviarnos al infierno a seguir sufriendo. Por tanto, a quien debemos temer no es al hombre, sino a Dios. Cuando tememos a Dios, podemos vencer el miedo a las situaciones y a los hombres.

Después de tres meses los padres de Moisés ya no lo pudieron esconder más. Entonces lo pusieron en una tipo canasta y lo llevaron a la orilla del rio. Su hermana, Miriam, siguió la canasta con el bebe. Y el pequeño Moisés llego hasta donde estaba la hija del faraón bañándose. La hija del faraón no tenía hijos así que cuando vio al bebe lo adopto y le puso como nombre Moisés.

El versículo 24 dice. “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón…”Moisés gozaba de todos los privilegios de ser el hijo de la princesa. Tenía 4 carrosas último modelo, había estudiado en la mejor Universidad Egipcia en estos tiempos es equiparable con la Universidad de Guadalajara. Por ser príncipe, tendría entradas ilimitadas al Cinépolis Egipcio. Jamás se tendría que preocupar por la comida, la ropa, la casa. Su única preocupación era elegir si ese día quería comer un cocodrilo o un avestruz al mojo de ajo. Si ese día quería elegir usar la túnica azul o la blanca. Y si hoy quería ir a su casa en el campo o a su departamento de soltero. Dicen por ahí que solo usaba una vez la ropa y que el concurso de miss Egipto era para elegir a su futura novia.

Pero cuando Moisés cumplió los 40 años, descubrió que él era hebreo. Desde ese momento vivió con mucha preocupación. Moisés debía elegir, entre seguir siendo príncipe de Egipto y tener asegurado su futuro y gloria, o vivir como el pueblo de Dios que sufría como esclavos. Aunque Moisés tuviera la más grande intensión de ayudar al pueblo israelita, si no tenía el poder queda el ser príncipe de Egipto, de nada serviría que se declarara hebreo ya que no tenia poder suficiente para liberar a Israel, solo sería un esclavo mas. Pero aunque la situación no se veía tan prometedora miren el versículo 25. “Escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado…” Moisés creyó que vivir con y para el pueblo de Dios era lo más valioso de su vida. Moisés supo que la carne de cocodrilo al mojo de ajo, que la carroza último modelo y su casa en el campo, era gozarse de los deleites temporales del pecado y que nada de esto podía llenar el vacío en su corazón y darle un significado a su vida. Moisés pudo pensar que como príncipe pudiera ser mucho más fácil ayudar a los Israelitas, pero Moisés descubrió que no es importante dejar grandes obras en esta tierra, si no lo que verdaderamente es importante es vivir como pueblo de Dios, aunque haya sufrimiento. El versículo 26 dice. “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.” Moisés pudo dejar a un lado, los tesoros, las riquezas porque descubrió que todo puede ser corrompido y ensuciarse. Por la fe, supo que el galardón de Dios es incorruptible, sin contaminación, limpio y puro. Así por la fe Moisés desafío a su razonamiento, a su lógica. Moisés tenía que desafiar a la autoridad del Faraón, que se sentía como un dios, ya que tenía mucho poder y autoridad en todo Egipto. Moisés, viviendo en el desierto, sabía que regresar a Egipto significaría la muerte para él, pero por la fe confió que el poder de Dios era mayor que el poder del faraón. Por la fe desafío el temor al faraón y a su ejército. Así por la fe que tenia Moisés, Dios lo estableció como su siervo y lo estableció como pastor para su pueblo. Dios utilizo a Moisés para liberar al pueblo de Israel de la esclavitud de los egipcios. Cuando Moisés huía con el pueblo de Israel, el ejecito egipcio iba tras de ellos. Y cuando ya estaban acorralados entre el Mar Rojo y el ejército egipcio, Dios abrió el Mar Rojo y el pueblo de Israel atravesó el mar. Y cuando el ejército Egipcio intento atravesar el mar todos murieron ahogados. En la vida cristiana siempre hay dificultades, pero Dios siempre está con nosotros en esas dificultades y para Dios nada es imposible.

Oro para que temamos a Dios Invisible y venzamos el miedo a los hombres visibles, y que podamos servir con mucho ánimo y convicción la obra de salvación. Oro para que podamos mirar el galardón de Dios, y amemos los padecimientos de Cristo y carguemos con gozo nuestra cruz.

A través de la fe de Moisés me arrepentí, porque así como el yo también tengo mis faraones. Uno de ellos se llama trabajo, tengo miedo que me puedan correr o de no encontrar otro trabajo. Por lo que invierto grandes cantidades de tiempo a mi faraón. Dejando de lado las actividades de mi Dios. Dios fue el que me dio este trabajo y también se que él me puede conseguir un trabajo mucho mejor. Oro para que pueda desafiar y pueda ser un cristiano que trabaja para servir su obra en los campus universitarios. Yo tengo miedo de perder mi empleo, pero Moisés no tuvo miedo de perder su vida. Dios es mi Dios todo poderoso, y para el no hay nada imposible, oro para que no anteponga mi trabajo ante mis labores como siervo de Dios. Oro para que pueda confiar en la mano poderosa de Dios y desafiar a mi trabajo y así servir la obra de Dios.

En la actualidad tengo muchos sueños, uno de ellos es realizarme como profesionista en mi trabajo, tener mi propio negocio, aprender otro idioma. Pero a través de la vida de Moisés veo como el teniéndolo todo, decidió desafiar y confiar en Dios, reconoció que todo lo que hay en esta tierra es por gracia de Dios, y nada de lo que hay en ella le puede dar paz a su vida. Dejo a un lado su deseo e intereses terrenales, dejo a un lado la comodidad del palacio, su prestigio como príncipe. Y decidió servir la obra de Dios. Oro para que pueda regresar a la oración de la madrugada, para que pueda servir fielmente 4 estudios cada semana. Para que pueda hacer mis siete panes cada semana. Y para que pueda dejar a un lado mis temores sobre mi futuro y entregar mi vida a la obra de Dios.

En una palabra tengo Fe en mi Dios todopoderoso.

[Por: P. Pablo]

3 pensamientos en “LA FE DE MOISÉS

  1. Ustedes son los difusores de bien. Excelente! Así como el mal nos bombardea a través de estos medios, el bien que prevalezca y obtenga la victoria a través de los que trabajan por la verdad, la justicia y la paz que son ustedes. Desde Honduras

  2. Gracias. Dios bendiga su trabajo y aplicación y les siga dando luz y discernimiento para seguir iluminando al pueblo de Dios con los testimonios de de tantos personajes bíblicos respecto a la fe. sigan trabajado por Dios y su Reino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>