EL JUSTO POR LA FE VIVIRÁ

Romanos 1:1-17
V.C. 1:17

“Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.”

 

La palabra de hoy es la introducción al libro de romanos, Esta epístola fue escrita por Pablo alrededor del año 55, durante una permanencia en la ciudad de Corintio, cuando el apóstol redactó esta epístola, aun no había podido visitar a los creyentes en Roma, pero su intención fue fortalecer su fe, para que se mantuvieran firmes en medio de una ciudad idolatra y hedonista. El tema principal es la justificación por fe y la santificación a través del espíritu santo.
Los versículos 8al16 son la oración de Pablo para los santos en Roma. Él no los conocía personalmente, pero En su oración expresa el deseo de su corazón para ir a Roma. Y también da su testimonio personal basado en el Evangelio de Jesucristo. Oro para que a través de esta palabra podamos aprender lo que significa que “el justo vivirá por la fe”. Y sobre la fe de Pablo en el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

I. Pablo, siervo de Cristo Jesús (1-4)

Miren el versículo 1. “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios” Pablo comienza presentándose a sí mismo como siervo de Jesucristo. En la época de Pablo, siervo significaba esclavo. Un esclavo era una persona que fue vendida, comprada y no es libre, sino que es posesión de quien lo compró. Él no podrá hacer valer sus propios derechos humanos. Él está completamente a disposición de su amo. ¿Por qué Pablo se describe de esta manera? Pablo una vez fue un siervo de los líderes judíos, y más fundamentalmente siervo de Satanás y del pecado, pero ahora fue comprado por la sangre preciosa de Jesús y pertenece a Jesucristo. Pablo también dice que fue “apartado para el evangelio de Dios.” Él no pensaba que era un siervo de Cristo por azar o el destino, Él tenía fe absoluta en que fue llamado a ser el siervo por el plan absoluto de Dios para él, un plan hecho desde antes de nacer.
Pablo continúa explicando a que servicio estaba. Él era un siervo de Jesucristo, quien es el Rey, tanto humana y espiritualmente. Los versículos 2-4 dice: “que él había prometido antes por sus profetas en las Santas Escrituras acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el espíritu de santidad por la resurrección de entre los muertos” A través de estos versículos vemos varias cosas:
En primer lugar, El evangelio fue prometido por Dios por medio de sus profetas en las Sagradas Escrituras. Por lo tanto, el evangelio es el evangelio de Dios y al mismo tiempo, es el evangelio de Jesús. El evangelio no es un cuento inventado por los hombres. Fue originado por Dios. Él prometió que enviaría al Mesías para salvar a los hombres de sus pecados. La Biblia es un registro de cumplimiento continuo de las promesas y profecías de Dios. Quien demostró su gran fidelidad al mantener su palabra de la promesa de enviar a su único Hijo a morir en la cruz para salvar a los hombres de sus pecados.
Segundo: Jesucristo es el Rey tanto humana y espiritualmente (3-4). Desde el punto de vista humano, Jesús era un rey, porque era descendiente de David. Y además Jesús es también el rey espiritual.
Para que alguien llegara a ser Rey terrenal en el mundo antiguo, tenía que destruir las vidas de otros y conquistar sus países. Pero el camino para convertirse en un rey espiritual es diferente. Jesús se convirtió en el rey espiritual a través de su muerte y resurrección. Jesús obedeció a la voluntad de Dios hasta la muerte, la muerte en la cruz. Donde ganó la victoria eterna y espiritual. Aun más, a través de su resurrección, venció el poder del pecado y de Satanás, nos dio la victoria eterna y esperanza de vida en el reino de Dios. De esta manera se convirtió en nuestro Rey espiritual. Así Para Pablo, Jesús era el Rey, tanto humana y espiritualmente. Y su señor a cuyo servicio estaba.

II. La gracia y el apostolado (5)

Miren el versículo 5. ” y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre” En este versículo Pablo nos dice la razón principal por la que él es un siervo de Jesucristo. Nos dice que recibimos la gracia y el apostolado a través de Jesús y por amor de su nombre. Aquí, la gracia significa el perdón de los pecados. Pablo estaba hablando de su experiencia personal. Él era un joven prometedor en la sociedad judía. Llegó a dominar las filosofías de Oriente y Occidente, y la Ley de Moisés. Quería el reconocimiento del mundo, Así que empezó a perseguir a la iglesia de Dios con el fin de obtener el reconocimiento de los líderes judíos. Externamente parecía ser audaz y exitoso, pero por dentro era un esclavo del pecado. Pero el Cristo Resucitado lo encontró y perdonó todos sus pecados incondicionalmente. Después de conocer a Cristo resucitado, pudo dejar todo lo pasado por basura y decir “Por la gracia de Dios soy lo que soy.” (1 Co 15:10). Esta es la gracia de Dios.

Su misión en Dios también fue restaurada: Dios lo eligió para ser un obrero de Dios, para hacer buenas obras para la gloria de Dios. Pero él no había vivido para la gloria de Dios. Él había vivido para su propia gloria. En el transcurso del tiempo se convirtió en un hombre de maldad. Sin embargo, cuando recibió la gracia del perdón de Cristo Resucitado, su misión también fue restaurada. Vamos a leer el versículo 5. “y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre.”

Cuando Pablo habla sobre “la gracia y el apostolado”, no habla en singular “recibí”, sino el plural “recibimos”. Esto quiere decir que todos los que recibimos la gracia del perdón, recibimos también el apostolado o llamamiento a servir. Dios salvó a Pablo con el fin de usarlo como su siervo. Por lo tanto, no debemos tomar la gracia de Dios a la ligera. Cuando recibimos la gracia de Dios, debemos vivir para la gloria de Dios.

III. La oración de Pablo a los romanos (8-17)

Los versículos 8-16 contienen la oración de Pablo a los romanos. Primeramente él agradeció a Dios por los cristianos pioneros en Roma. A ojos de Roma ellos habrían sido despreciados y segregados. Pero a los ojos de Pablo, eran preciosos. Eran las semillas del Evangelio de Cristo, plantadas en el centro de la superpotencia mundial. Pablo nunca había estado en Roma, No tenía ninguna relación personal con ellos. Y a pesar de esto, él oró por ellos constantemente. Pablo revela en su oración que él deseaba ardientemente visitarlos. Miren el versículo 10.”Rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros” Pero no pudo ir a Roma como él había esperado. Miren el versículo 13a. ” Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado)”
Pablo estaba tan ansioso de ir a Roma porque él quería obedecer el mandato de Jesús de la misión mundial. Quería llegar a todas las personas de todas las naciones. Roma era la capital del mundo gentil. Todos los caminos llevaban a Roma y los caminos de Roma llevaban a todas partes del mundo. Así que Roma era una ciudad de importancia estratégica para evangelizar al mundo entero. Entonces, ¿cuál era el plan de Pablo para evangelizar al mundo entero? Pablo quería crecerlos como misioneros. También quería convertir a la iglesia romana en un centro de misión para el mundo. ¿Cómo? El versículo 11. “Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados”. Aquí “Don espiritual” significa el conocimiento más profundo de Dios, y el plan de la salvación de Dios para todos los hombres.

Segundo, un sentido de deuda (14,15). Leamos el versículo 14 “A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.” Este versículo nos dice la actitud interior de Pablo al escribir esta carta a los Romanos. Los deudores deben sentir la obligación de pagar sus deudas. Pablo tuvo una actitud de ser un deudor a todos los pueblos del mundo. Era porque él reconoció que era un deudor eterno de la gracia de nuestro Señor Jesucristo, y para sus hijos preciosos de todo el mundo.

En otras palabras, Pablo dice que todos los pueblos de todas las naciones tienen necesidad del Evangelio de Jesucristo. Y también nos habla de la superioridad del evangelio de Jesucristo. El Evangelio de Jesucristo es la única manera para toda la humanidad para salvarse de sus pecados y de la condenación eterna. El evangelio de Jesús es el poder de Dios para la salvación de todo el mundo. Miren el versículo 16. “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” En los tiempos de Pablo, muchas personas se avergonzaban del evangelio principalmente debido a que se refería a las enseñanzas de un hombre pobre de Nazaret, que fue condenado y crucificado. Pero Pablo no se avergonzaba del evangelio, sino que estaba orgulloso del evangelio, porque creía que el evangelio era el único poder de Dios para la salvación. Esto es cierto. El problema fundamental del ser humano es el pecado y la muerte. Nadie excepto Dios puede perdonar el pecado. Dios amó tanto al mundo que dio a su Único Hijo, para que todo aquel que crea no se pierda, mas tenga vida eterna. Solamente el evangelio es el poder de Dios que da salvación al hombre de sus pecados y de la muerte, y le da vida eterna. Cuando alguien recibe éste evangelio, puede ser libre de sus cadenas de pecado.
Tercer: El justo por la fe vivirá (17). Los cristianos deben vivir por la fe. Hay muchos tipos de estilos de vida en el mundo. Cada persona quiere vivir con su propio estilo de vida. Cada persona tiene su propia manera de vivir en este mundo. Sin embargo, Pablo creía que debía vivir por la fe, porque el evangelio es poder de Dios para la salvación de todas las personas de todas las lenguas y todas las naciones.

Miren el versículo 17. “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.” En este caso, “la justicia de Dios” se refiere a Jesucristo mismo. Dios en su justicia, debería haber destruido todos los hombres a causa del pecado. Pero Dios no condenó a los hombres. En cambio, condenó a su único Hijo en la cruz. Así, completó su justicia. Por medio de Jesús somos justificados delante de Dios, a pesar de que no somos justos en todo. Por lo tanto, vivir por la fe significa creer en absoluto que somos salvos por la gracia de Dios y que tenemos la salvación en Jesús. Vivir por fe significa vivir, no por nuestras propias fuerzas, sino por el poder de Jesús. Obedeciendo su palabra, orando y haciendo todo por la fe.
Oro para que podamos crecer en este tiempo como Cristianos ejemplares como los santos en Roma, que den buena influencia y testimonio delante del mundo, y por la gracia de Jesús quién nos justifica, vivamos obedeciendo a la palabra, y compartiéndola.
De Pablo he aprendido la forma tan poderosa con que sirvió la obra de Dios. Siempre había pensado en lo valiente que era y en la influencia que daba a otras personas.
A través de esta palabra veo que todo eso es solo la muestra exterior de su fe interior. Lo que lo motivó a ser así y hacer tan grandes cosas para Dios, fue su amor a Dios, su corazón de deudor y su fe personal. Todos tenemos un antes y después de conocer a Cristo. Así como Pablo, yo también lo tengo, al pensar en el pasado en cómo actuaba y como pensaba me sorprende ver cuánto he cambiado. Todo es por la gracia de Dios y todo depende de lo que Cristo hizo por mí. No he cambiado por mis propios esfuerzos, o por dirección de alguien más, he cambiado por el poder de Dios, en mi vida; por eso yo también soy deudor a Dios. Por eso es que debo vivir confiando cada día en Cristo, no en mi mismo, depender en él, en su gracia, para seguir adelante y no volver hacia atrás. Esta palabra me mostró que cuando no veo la gracia de Jesús por mí, lo único que queda soy yo, mi maldad, mi pecado, mis propias fuerzas. Esto me debilita mucho, me impide servir a Dios y vuelvo atrás. La gracia de Dios sobre mi vida es tal que Jesucristo el hijo santo de Dios, puso su propia vida como sacrificio por mi pecado, su sangre derramada en la cruz lava toda mi maldad. Dios me compró y me llamó como su siervo. Para que sea pastor para sus ovejas, no porque yo tenga alguna cualidad o algo de bueno. Sino que para servir por gracia. Oro para que con la vida nueva que recibí. y como gran deudor a Dios sirva su obra activamente; con arrepentimiento, oración y palabra.

El poder de salvación del evangelio no se basa en la justicia de los hombres; sino la justicia de Dios; esta es que Cristo cargo nuestros pecados en la cruz para pagarlos. Que Jesús mismo murió por nosotros, y resucitó para darnos vida eterna. Esta palabra me hace recordar lo que significa vivir para Dios, es vivir por este evangelio, vivir por la gracia de Dios, y por su justicia, no por mis propios méritos. Mi lucha debe ser por ser por mirar la gracia de Cristo, y aceptar su justicia.  ¿Cómo puedo hacer para no olvidarme de la gracia de Dios tan fácilmente? Solo a través de formar este corazón de deudor cada día y ver su gracia en la cruz. Al meditar su palabra y encontrar gracia de Dios cada día a través de ella. Y arrepentimiento.

Hace poco me sentía muy débil y me parecía muy difícil servir la obra de Dios. Pero al ver está palabra que vivo por la gracia de Dios y por lo tanto también sirvo la obra por gracia de Dios. Me da nuevas fuerzas, porque la gracia de Dios hacia a mi no cambia, no se desgasta. Sino que se renueva en mí cada día. Cada día recibo nueva gracia de Dios sobre mí.

Oro para grabar en mi corazón como en una roca, la gracia de Dios, para vivir como el gran deudor que soy. Y viva por el evangelio, sin avergonzarme sino practicándolo y compartiéndolo.

[Escrito por P. Marco]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>